Trucos para dar una pastilla a tu gato

Darle cualquier medicamento a un gato puede convertirse en una auténtica persecución policial cinematográfica. En este artículo te ofrecemos dos alternativas con sus ventajas y sus inconvenientes.

Camuflar la pastilla en su alimento preferido

Esta técnica sibilina puede parecer impecable cuando se planea. Pero puede convertirse en una odisea. Por un lado, es conocido el buen olfato felino y los muchos remilgos que tienen con la comida. Si el felino se percata del olor químico del fármaco puede eludir con precisión forense el fármaco y consumir el resto de la comida.

Para ello un buen consejo puede ser moler la pastilla con una cuchara o un mortero para distribuirla homogéneamente entre el pienso. Se aconseja asimismo utilizar pienso húmedo pues tiene un aroma más fuerte y puede ser más difícil de identificar.

Inmovilizar al felino

La técnica de la inmovilización todavía representa más inconvenientes, aunque bien ejecutada puede suponer un éxito absoluto cuando el gato se niega a ingerir el fármaco por la vía anterior. Si se quieren evitar derrapes por el pasillo, jarrones despedazados contra el suelo, y cortinas deshilachadas, se debe actuar con paciencia.

Por un lado, debes acostumbrarlo al contacto y a tu confianza. Una vez hecho esto, en función de la agresividad del felino, deberás inmovilizarlo con una toalla a modo de camisa de fuerza que inmovilice las cuatro extremidades. Con cuidado de no lastimar a tu gato, debes abrirle la boca e introducirle la pastilla comprobando que no la expulse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>