Falsos mitos sobre perros que todavía muchos creemos

Cute Alaskan Malamute dog with bowl lying on floor, top view

Pese a todo el tiempo que el perro lleva siendo el mejor amigo del hombre todavía existen muchos mitos acerca de su naturaleza, salud y comportamiento que están muy extendidos incluso entre los propietarios de mascotas. Es por eso que desde Clínica Sanvet queremos desmontar algunos de estos mitos.

“Los huesos son buen alimento para mi perro”

No, los huesos no son un alimento adecuado para tu perro ni para casi ningún otro animal. Y este es uno de los falsos mitos sobre perros más extendidos.

Darle huesos a tu perro para comer, especialmente en el caso de los huesos pequeños o fácilmente astillables, entraña multitud de peligros para su salud, ya que pueden causar desde obstrucciones digestivas, atragantamientos hasta ahogamientos.

“Nuestra hembra debe tener una camada antes de ser esterilizada”

Falso. La realidad es que el momento idóneo para esterilizar a una hembra llega cuando esta ha alcanzado la madurez sexual, que suele ocurrir a partir de los 6 o 7 meses de edad (aunque puede variar en función de la raza). Con esto lograremos prevenir distintas patologías como tumores de mama, útero o piometra. 

“Los perros ven en blanco y negro”

Esta es una creencia bastante generalizada y era lo que pensaban los científicos y veterinarios hasta hace no mucho. Pero recientemente se ha descubierto que los perros pueden distinguir colores

De hecho, aunque los canes no cuentan con el mismo grado de percepción del color que los humanos, no es cierto que vean en blanco y negro como si se tratase de una película de cine clásico. 

“Si tienen la nariz seca significa que están enfermos”

Este mito sobre perros también es bastante popular, pero se trata de una creencia errónea, ya que nuestra mascota puede tener la nariz seca por distintas razones sin significar esto que está enferma. 

La nariz de nuestra mascota puede verse resecada por cuestiones ambientales como el calor, viento o frío excesivo, así como la exposición continuada al sol. 

“Un año de humano equivale a siete años de perro”

Esto no es exactamente así, ya que si bien los canes envejecen con mayor rapidez que los humanos, este cálculo varía en función de factores como la raza o el tamaño del perro, ya que por ejemplo, las razas pequeñas tienden a vivir más años que los perros grandes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>