¿Debo abrigar a mi perro en invierno?

En invierno, con el frío, creemos que al salir a pasear, nuestro perro tendrá frío y le ponemos un abrigo o capa para evitarlo. Pero ¿es bueno abrigar a los perros en invierno? Te explicamos las ventajas y desventajas de hacerlo a continuación.

¿Debo abrigar a mi perro en invierno?

Al hablar de cuidados de perro, debemos contemplar distintas circunstancias. No es igual un perro que vive en ciudad que unos de campo, el que vive con un señor mayor o con una familia con niños. Cada situación es distinta y cada una tiene un enfoque distinto.

Además los perros cada uno son diferentes en anatomía, comportamiento, pelo, dueños, etc. Por ello, os vamos a ayudar a buscar la mejor opción para cada caso.

Cuidados invernales

En el caso del animal que vive donde hay nieve, tenemos que usar el sentido común, ya que los cambios bruscos de temperatura puede acarrear problemas de salud. Para las zonas más frías tenemos algunos consejos que pueden ser de utilidad para determinar si es bueno abrigar al perro en invierno o no:

A la hora de salir de paseo, el animal no debe pasar del calorcito del colchón donde duerme al frío porque será un cambio brusco de temperatura. Por ello debemos intentar jugar con él antes de salir o ir con él a una zona sin tanta calefacción.

Los perros pequeños son más sensibles al frío por lo que está bien acostumbrarle a un abrigo para salir. Las razas más propensas a esto son el chihuahua, el ratón de praga o el bichón Maltés.

Hay que tener cuidado con las patitas y almohadillas que son muy sensibles. Los animales acostumbrados a estar en casa son especialmente susceptibles de sufrirlo si les llevamos a correr por la nieve. Puede causarle laceraciones plantares que podemos evitar con protectores específicos para perros.

Las salidas con lluvia pueden ser perjudiciales para su salud si no les secamos bien al volver. Puede causarle desde lesiones en la piel hasta patologías más graves por enfriamientos. Además, debes evitar que coma nieve o hierba con escarcha ya que puede alterar sus digestiones.

Alimentación

Todos sabemos que en invierno se nos antojan comidas más calóricas, calientes y no siempre light, por lo que cuidar el peso en estas épocas resulta algo complicado. En los perros es igual. Debemos considerar que el gasto calórico es mayor para poder obtener su energía y ésto debe verse reflejado en la ración de alimento.

En los animales que viven en el exterior éste es un tema muy importante a diferencia del que vive en casa con calefacción.  Volvemos a repetir tener sentido común y considerar que si tenemos frío nosotros, seguro ellos algo de frío tendrán también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>