Curiosidades sobre los hámsters (I)

35597873 - sweet hamster eating grains

Por su adorable aspecto y su carácter inquieto, los hámsters suelen llamar la atención y despertar mucha curiosidad, especialmente entre los más pequeños. No obstante, es importante informarnos bien si estás valorando que este pequeño animal forme parte de tu familia.

  1. Existen muchas especies de hamsters

Aunque los hámsters pueden resultar muy parecidos a simple vista, existen hasta 24 especies distintas. En la actualidad, las más populares como animal de compañía son:

  • Hámster dorado
  • Hámster chino
  • Hámster ruso
  • Hámster Roborowskii

Conocer las particularidades de cada especie es fundamental para saber proporcionar los cuidados apropiados. 

  1. Los hámsters son muy propensos a padecer estrés

En estado silvestre, los hámsters son presas fáciles para muchos depredadores, por este motivo se mantienen constantemente en alerta y son capaces de reaccionar rápidamente ante cualquier peligro. 

Por ello, estos pequeños roedores son especialmente propensos a padecer estrés y requieren un ambiente muy positivo para sentirse cómodos y seguros.

  1. Tienen una esperanza de vida muy corta

Aunque la longevidad de un hámster varía según su raza, las condiciones de su ambiente y los cuidados proporcionados por su tutor, lo cierto es que estos pequeños roedores suelen tener una corta esperanza de vida. 

De forma general, se estima que un hámster puede vivir entre dos y cuatro años, aunque algunos individuos pueden alcanzar los cinco o seis años de edad.

  1. Las hembras pueden comerse a las crías que consideran débiles

El canibalismo animal ha sido motivo de numerosas investigaciones científicas y, aún actualmente, no es posible afirmar con total seguridad cuáles son las causas exactas de este comportamiento observado en diversas especies. 

En los hámsters, este fenómeno despierta especial curiosidad y preocupación, pero de forma general, podemos afirmar que se debe a que la progenitora las considera débiles o incapaces de sobrevivir.

  1. Podemos saber el sexo de un hámster mirando su cola

Difícilmente podemos diferenciar un hámster macho de una hembra con solo mirar su aspecto, pero saber el sexo de tu roedor es más fácil de lo que te imaginas. 

El principal método consiste en observar la zona perianal del roedor, que está justo debajo de su cola, y ejercer una leve presión para separar el pelo de la piel. En los machos, esta región es más protuberante que en las hembras, gracias a la presencia de los testículos, además observamos que la distancia entre el ano y la papila genital (pene) es más grande. No obstante, también podemos guiarnos por la glándula umbilical para ayudar a determinar el sexo de nuestros hámsters. Los machos presentan un “ombligo” más visible que las hembras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>